14 de março de 2013

Entrega por Amparo Jimenez


Una ola rompe violenta
en la playa de nuestros cuerpos
nos inunda un rugido de mar
     contra las rocas.
Al retirarse,
     lenta,
nos deja una brisa erótica
que nos envuelve
uniéndonos
     para siempre
en un beso.

Nenhum comentário: